La innovación en las empresas ha cambiado para adaptarse a los nuevos retos de la Industria 4.0. Hasta hace algunos años, innovar en una organización era algo que se realizaba de manera cerrada, empezaba y terminaba en la propia compañía. Sin embargo, en el año 2003 surgió un nuevo concepto, el de la innovación abierta. ¿Sabes a lo que nos referimos?


Innovación abierta: la inteligencia colectiva al servicio del progreso

La innovación abierta va más allá de tu empresa e implica la participación de agentes externos. Creaos un ecosistema en el que intervienen, por ejemplo, las universidades, centros de investigación u otras empresas. Gracias a este trabajo compartido, al crowdsourcing, conseguimos obtener resultados que dinamizan cualquier proceso y acabamos con el conocido como “monopolio del conocimiento”.